Compradores dicen que empresas no le van al programa presidencial para adquirir vivienda nueva.

Un veto de algunas constructoras al Fondo Nacional del Ahorro (FNA) se ha convertido para ahorradores y afiliados de ese programa del Gobierno, en un tropiezo en sus sueños de tener vivienda nueva.
Tras el pago del 20 o 30 por ciento correspondiente a la cuota inicial de la propiedad, se han encontrado con un obstáculo para continuar con el proceso de compra: las compañías de proyectos inmobiliarios prohibieron que el crédito del 70 o 80 por ciento restante del valor total sea gestionado con el programa bandera del presidente Juan Manuel Santos.
Para una de las afiliadas de esa entidad, Cristina Barrera, el malestar lo vivió luego de decidir trasladar sus cesantías buscando que el crédito para la cancelación del valor total del apartamento, que ya había elegido, se lo otorgara el FNA.
“Nunca pensé que iban a prohibir un programa del Presidente Santos. Me dijeron que tenía que gestionar el crédito con cualquier entidad privada”, afirmó.
Quienes no le están ‘jugando’ al programa, creado para incentivar la compra de vivienda nueva, dicen que los desembolsos de los créditos que esa entidad les hace no son puntuales.
Para Luis Enrique Riaño, director comercial de la constructora Capital, el problema se debe a la tramitología interna del FNA, la cual, dice, es larga no solo para ellos sino para los clientes.
“Tanto aquí como en Bogotá las veces que hemos trabajado con ellos nos ha ido mal. Las dificultades están en aclarar escrituras, vencimiento de créditos, pérdidas de documentos, y demás situaciones que con otras entidades no hay”, anotó.
Para las directivas de Capital, una de las constructoras más importantes de la región, con 19 proyectos en obra, la determinación de vetar al FNA radica en que con ellos los negocios se vuelven largos y los desembolsos no pueden esperar más de cuatro meses, pues un apartamento luego de construido tienen sus sobre costos.
No obstante los reparos de otras firmas, Ricardo Arias, presidente de la estatal de ahorro y crédito, negó que esa sea la realidad actual de la entidad y aclaró que las quejas se deben a “caprichosas y maliciosas maneras de manejar el tema”.
“Nuestras cifras muestran que esa etapa se superó. Pero hay bancos que obligan al cliente a que solamente realicen con ellos el proceso de crédito”, dijo Arias.
El directivo añadió que si una persona quiere comprar con el FNA no se le puede eliminar. “Lo que pasa es que para los bancos es duro ver que nosotros bajamos y bajamos las tasas”, acotó.
En medio de la negativa de constructoras como Capital y la voz de tranquilidad que el FNA les da, están ahorradores y afiliados de la entidad, que como Barrera, encontraron en la gestión de su crédito hipotecario la principal amenaza para acabar con su sueño de tener vivienda propia. 

- Copyright © Paisas - UnPaisaNuncaSeVara - Con Blogger - Creado por Redcindario -